Empoderarse.



Es una de las palabras de moda, e incluso creo que ya he escrito sobre esto con Júpiter retro en Escorpio, pero es un asunto que me resulta motivador para desarrollar con esta retrogradación de Venus.

Primero: empoderarse no es algo que tengamos que demostrar externamente. Es un proceso interno que, por supuesto, a la larga se nota en nuestra manera de vivir, de mostrarnos, de relacionarnos. Pero no se logra a través de algo externo, porque debe venir de adentro.

Sentirnos poderosas lejos está de las opiniones de los demás y de cuán linda me veo en esta foto. Sí, claro que eso ayuda, pero no es el punto. El punto es que te sientas linda. Y no es necesario que eso vaya acompañado de un cuerpo que cumpla las normas que la sociedad dice que tiene que cumplir.
El empoderamiento es reconocerme igual a todos los hombres y a todas las mujeres, no sentirme superior por saber más, ser más linda o tener un título. Es sentirme igual de poderosa que el resto.
El empoderamiento es reconocer la inmensa cantidad y calidad de poder interno que tenemos, para lograr crear la vida que soñamos. Es interno, subjetivo y exclusivamente personal.

Al empoderamiento no se llega a través del rencor, ni a través de la venganza, al competencia, la envidia o el odio, mucho menos a través de la inseguridad o el abuso sobre los demás.
Ni yo ni nadie podemos señalar a alguien para decirle cuán poco empoderada está o cuánto le falta para estarlo. Nadie tiene ese derecho porque todas estamos en desarrollo constante y ninguna persona en el mundo que realmente se sienta así, va a minimizar a otra persona porque esté "un escalón más bajo". No hay nadie más o menos empoderada que otras, porque no es una escalera a la que llegar. Nadie está más arriba ni más abajo que vos, porque todas estamos en la misma escala horizontal: yendo hacia adelante.
Entonces, si estamos yendo hacia el mismo lado, nadie se puede comparar, ni mirar desde arriba. Quien sea que lo haga, necesita volverse hacia adentro a buscar sus razones personales. No debemos permitir que un artículo de revista nos diga lo que es empoderarse, ni que te hagan creer que para sentirte fuerte y segura tenés que enviarle una foto desnuda a la persona que querés conquistar. Ni siquiera yo, escribiendo esto, tengo porqué decirles lo que es sentirse así, porque también estoy escribiendo desde mi lugar personal.

Si estás en la búsqueda, tarde o temprano te vas a dar cuenta de todo lo que hiciste, de todo lo que trabajaste en tu vida para llegar adonde estás, de cuánto creciste, de cuánto te transformaste gracias a alguna decisión importante como cambiar tu alimentación, comenzar a quererte más o mudarte de país. La escala de valor de lo que sea importante para vos es tuya. Y sentirte empoderada, es darte cuenta que podés con vos misma, que te responsabilizás de tus luces y sombras, que nadie más tiene porqué decirte cómo ser, como vestirte, cómo actuar o cómo relacionarte con otros.

Todas vivimos las experiencias necesarias para nuestro aprendizaje personal y, una vez que comenzamos a bucear hacia nuestras profundidades, inevitablemente conectaremos con los dolores más profundos pero también con las luces más brillantes.

Yo me dí cuenta de mi poder interno una tarde, apoyada en mi mesada de mi casa de soltera antes de mudarme a Uruguay, cuando repentinamente abrí los ojos a que pasé muchísimas cosas dolorosas y aún así estaba en pie. Me dí cuenta de que siempre renazco, de todas las situaciones. Eso me da la seguridad de que siempre voy a estar bien porque me tengo conmigo. Pero no quiere decir que para vos también sea así, yo solamente estoy expresando lo que esto significa para mí. Y te puedo asegurar que Venus retrogradando en Escorpio te va a ayudar en todo lo que necesites al respecto. Todas nos vamos a estar redescubriendo y conectando con nuestro Ser Interno, con nuestro poder personal.

Para esto, les recomiendo una de las piedras más poderosas que conozco y que las puede ayudar a meditar, a entrar en contacto con su verdadero Ser: la obsidiana.
Es la piedra de la verdad, transformadora, nos muestra nuestra sombra para revelarla e integrarla. Es piedra volcánica, es decir que nace de la tierra, del centro del planeta. Es protectora, corta y absorbe las bajas vibraciones energéticas y nos ayuda a limpiarnos de pensamientos negativos.
La obsidiana abre portales y el más importante es el que nos permite conocer a nuestro Ser verdadero, a nuestra esencia. Siempre acompáñenla de cuarzo cristal, sobretodo si son sensibles a las energías de las gemas, porque realmente es muy fuerte.

Que este período las empodere y las impulse para mostrarse ante el mundo tal como son: naturalmente hermosas.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )