Venus y Marte en cuadratura: 8 de Septiembre.


Venus está siendo intensa saliendo de Libra, Marte está saliendo de Capricornio y juntos conforman, desde principio del mes, una cuadratura. Se perfecciona el 8 de Septiembre pero sigue activa hasta el 16 de Octubre y se repite el 10 de ese mes -con Venus en Escorpio y Marte ya en Acuario-, porque Venus va a retrogradar.

Este aspecto, tradicionalmente conocido como "inarmónico", representa las tensiones entre nuestra energía femenina y masculina, aunque también puede hablar de tensiones a resolver con socio o pareja. En estos casos, la persona que más energía femenina maneje es quien está sintiendo con intensidad ansias de relacionarse o llegar a un acuerdo y la persona que más energía masculina posea, es quien quiere generar un cambio o movida con un trabajo o compromiso. Estas conversaciones son bastante calientes, y pueden desencadenar una discusión o un encuentro sexual intenso. Esa sería la manifestación "externa" y como Venus ya está en sombra, el tema a discutir no tiene cierre hasta pasado el 10 de Octubre.

Sin embargo, en un sentido psicológico, esta tensión necesita ser comprendida: ambas energías dentro nuestro usualmente no están equilibradas y parte de nuestra madurez es comprender que, aunque tengamos más contenido de una o de la otra, llegar a la armonía es posible, trabajándonos. Ojo, que todos siempre vamos a tener más desarrollada una de las dos y eso está bien, es lo más natural. Pero siempre vas a necesitar saber utilizar la otra, aunque obviamente no va a ser en relación 50-50. El sentido del equilibrio es individual y no quiere decir específicamente que vas a tener la misma cantidad de una y de la otra al mismo nivel de expresión, seas mujer, hombre, transgénero, etc...no importa tu elección sexual pero esto sí te ayuda a reconocer la energía que más te identifica, que incluso sí puede ser, en casos personales, mitad y mitad.

Este aspecto nos estimula a buscar un acuerdo, a esforzarnos por sacar lo mejor de nosotras. La energía masculina es activa: se mueve, actúa, da, hace. La energía femenina es pasiva: crea, gesta, desea, recibe. Estamos en medio de una época "quiebre" donde creíamos que ser productivas, trabajar y ser nuestras propias jefas demuestra empoderamiento. Ser realmente empoderadas no es utilizar el rol masculino como un "yo puedo" sino aprender a establecer un equilibrio entre ambas partes, porque estamos completas, no nos falta nada: saber cuándo es momento de desear y recibir y cuándo es el momento de actuar y trabajar, son algunos ejemplos. Esto incluye conocer nuestro inmenso poder interno, que se logra conectando con una misma. El poder no es lo que yo puedo hacer con los demás o lo que puedo generar en ellos, el poder es saberse conectada con el todo, saberse parte del Universo donde todos tenemos un propósito y un valor y donde la opinión externa no existe porque mi amor por mí es suficiente.
Por supuesto que no se resume sólo a esto, porque durante todo el día usamos ambas energías. Lo importante es observarnos, conocer los arquetipos que funcionan dentro nuestro (para las que no conocen del tema, en breve voy a contarles más) y tener en cuenta cuál energía predomina en nosotras.

La creatividad es femenina, así como la intuición, la sanación, la inspiración, las emociones y sentimientos, el abarcar todo sin límites. Es la guía que llevamos dentro y que cuando no escuchamos con la intuición, nos habla a través de sueños y meditaciones. La energía masculina es la acción, la creación en la realidad, la individualidad, la protección, el "Yo". Gracias a ella creamos lo tangible, manifestamos nuestros sueños.

De esta manera pueden observar-se para tener una idea de su comportamiento más predominante y poder trabajar internamente aquello que más les cuesta desarrollar, integrando la energía de los opuestos-complementarios.

No necesitamos alguien que nos cuide, porque podemos cuidarnos solas. No necesitamos ninguna media naranja, porque ya somos naranjas completas. Empoderarnos y activar el equilibrio interno para tomar mejores decisiones y crear la vida que soñamos, no implica tampoco dejar de lado la idea de una compañía. Las mejores relaciones no aparecen cuando estamos vibrando la carencia que nos hace creer incompletas, sino cuando reconocemos que somos suficientes y queremos compartir todo el amor que tenemos dentro.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )