Venus ingresa a Escorpio.


Este 9 de Septiembre, Venus sale de una de sus casas que es Libra e ingresa a las profundidades de Escorpio. Usualmente se encuentra en cada signo alrededor de 25-30 días, pero en Escorpio se va a quedar casi cuatro meses...porque va a retrogradar. Un retorno venusino intenso para las que lo tienen en este signo.

Venus, les recuerdo, es la mujer que somos, nuestra energía femenina. Seas hombre, mujer, transgénero, eso no importa: todos tenemos energía femenina y masculina, y cada cual desarrolla la que más le identifica, o las dos, eso es personal.

En Escorpio, las manifestaciones más clásicas incluyen deseos intensos de conexión íntima con el otro, querer llegar al fondo de los asuntos, estar en modo "detective privado" y stalkear a todo el mundo hasta conocer a su perrito de la infancia, interesarnos por el aspecto psicológico de las cosas, buscar nutrirnos conscientemente y, la parte más importante, transformarnos.

Miremos el año hasta ahora: tuvimos un inicio fuerte, luego los retrógrados nos hicieron pensar las cosas dos veces y reevaluar mucho, los eclipses nos forzaron a soltar lo que ya no servía y eso que estábamos reevaluando llegó a conclusiones, para ahora impulsarnos a crear un nuevo estilo de vida, basado en lo que ya no somos pero sí en la persona que queremos ser, y esto, indudablemente, trae un proceso de transformación, del cual Venus en Escorpio se va a encargar. En Enero de 2019, con la nueva temporada de eclipses y los nodos en Cáncer-Capricornio, vamos a estar viendo físicamente las nuevas "yo" de todo el mundo.

Muchos astrólogos psicológicos no tienen en cuenta los tránsitos de los planetas personales (Mercurio, Venus y Marte) porque se los considera "livianos", tienen tránsitos cortos, veloces, y no afectan a los planetas en nuestra carta. Pero, sin embargo, a mí sí me gusta incluirlos: estos planetas pueden no generar grandes cambios o modificaciones en nuestra psique, pero sin duda forman parte de nuestra personalidad más externa, aquello que se considera superfluo pero claramente es parte de quienes somos, lo que incluye qué me gusta, cómo absorbo información, cómo actúo para lograr mis deseos, etc.

Además, sin conocer mi energía femenina por Venus o la masculina por Marte, puedo hacer muchos procesos profundos que pueden carecer de respuestas sobre la personalidad actual y las motivaciones, que son grandes motores.

Entonces, más allá de que Venus sea livianita y rápida, de todas maneras nos ayuda a entender nuestros movimientos internos que suceden aquí y ahora. Este tránsito, que comienza el día de la Luna nueva en Virgo, inicia con Venus en oposición a Urano, lo que nos cuenta que indefectiblemente, esta transformación y reevaluación de talentos, relaciones, colaboraciones, inversiones y asuntos de confianza/vulnerabilidad, viene acompañada o mejor dicho, generada por el deseo de un cambio bastante radical, que se terminará mostrando exteriormente, en cómo nos vestimos, nutrimos, cuidamos física y psicológicamente, y hasta en alguna operación de salud. Creánme que el cambio va a hacerse visible.
Por otro lado, también nos mueve a buscar respuestas en cuanto a la seguridad, en qué deseo invertir emocionalmente y en mi realidad y cómo cuido mi privacidad. Depende de cada uno, pero hay dos opciones: o las personas se sienten más inseguras o se sienten mejor que nunca porque aprendieron a amarse sin importar la opinión de los demás. Esto se verá claramente en redes sociales.

Como Escorpio es el signo de la intensidad, es posible que muchas personas -sobretodo con mayor energía femenina- se sientan en extremos de "todo o nada": si no puedo ser la única en tu vida, me voy; si no tengo un ascenso laboral, me voy; si no me tratás bien, me voy. Son urgencias internas de mayor valoración que nos hacen tomar decisiones radicales, que luego cuando Venus retrograde, se reevaluarán pero no se echarán atrás.

Es un tránsito que nos puede tocar muchas fibras, dolores, traumas no resueltos y la gran palabra que a mí me encanta: sombra. Venus esta vez no teme conectar con la oscuridad interna porque sabe que grandes tesoros la esperan cuando la integra, la abraza. Esos tesoros pueden ser tales como amor incondicional a mí misma, descubrimiento de la constancia de la inspiración y la creatividad, integración del reino físico con el espiritual, y así.

Es muy probable que sientan dudas en relaciones comprometidas emocionalmente, pero no como "¿Me quiero quedar acá o me quiero ir?" (aunque sí es una posibilidad) sino más bien como la búsqueda de crecimiento: donde no estén sintiéndose en confianza ni se animen a mostrarse vulnerables, observen si es intuición o simplemente miedos y ahí sabrán cómo actuar. Los miedos y las inseguridades, especialmente a confiar y mostrarse naturalmente, son motivadores alquímicos, que nos llevan a querer superarlos y crecer, a transformarnos.

Como Júpiter estará saliendo de Escorpio unos días después de que Venus reingresa a Libra -ah, sí, asuntos de relaciones y sociedades están bien envueltos- habrá mucha acción en la zona Escorpio de nuestra carta, recibiendo, a partir de Noviembre, lo merecido por el trabajo hecho allí.

Si tenés tu retorno de Venus en este signo, te recomiendo mirar las casas Tauro y Libra de tu carta, porque en ellas podrás ver qué tipo de asuntos vas a estar revisando. Si querés una consulta al respecto porque no conocés tu carta o para ver el retorno en profundidad -que te ayuda en asuntos de amor propio y relaciones-, no dudes en escribirme a hola@alemodarelli.com

En cuanto a los aspectos que vaya teniendo, las iré poniendo al tanto para que se animen a conectar con lo más hondo de su ser y así, salir definitivamente renovadas.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )