Quererme también es saber cuándo soltar.


Querernos también implica entender las cosas que ya no sirven en nuestro presente.

Cuando nos quedamos mucho tiempo pendientes de algo que se terminó, de alguien que ya no está o de situaciones que simplemente extrañamos porque "en aquel momento todo era mejor", no nos estamos queriendo.
Cuando nos quedamos esperando que alguien vuelva del pasado, en lugar de aceptar que tenemos grandes posibilidades en nuestro presente que requieren de nuestro trabajo y energía, no nos estamos queriendo.
Cuando nos quedamos en la zona cómoda porque salir de tradiciones antiguas requiere responsabilidad, no nos estamos queriendo. Cuando nos conformamos en lugar de salir a buscar lo que deseamos, porque tenemos miedo de fracasar o de sentir dolor, no nos estamos queriendo.

Nos queremos cuando, a través del tiempo y de las experiencias, aprendemos a liberar lo que llegó a su final, cuando entendemos los ciclos de la vida, cuando aceptamos que las cosas terminan en el momento en que dejaron de enseñarnos algo y nos permitimos movernos hacia adelante.
Nos queremos cuando comenzamos a confiar en el poder creador que tenemos dentro y dejamos de culpar a los demás por lo que vivimos, por nuestros dolores y cicatrices.
Nos queremos cuando dejamos de ocultar quiénes realmente somos, cuando aceptamos nuestros deseos, nuestra luz y nuestra oscuridad, cuando detenemos la influencia de la sociedad sobre nosotros.

Nos queremos cuando cultivamos la paciencia con nosotras mismas.

Nos queremos cuando nos hacemos cargo del TODO que somos. Nos queremos cuando damos pasos para crecer, reconociendo que el dolor y el sufrimiento los creamos para despertar, para descubrir a través de ellos que estamos separados de la unidad, de la energía cósmica. Los planetas, las estrellas, nuestra ciudad y nosotros, todo está hecho de la misma energía. Nos duele la separación y tememos sufrir porque no comprendemos el valor inmenso que tenemos en este cosmos donde parecemos minúsculos. No recordamos que el otro es "otro yo", que es nuestro espejo, que no es una amenaza.

Nos queremos cuando atravesamos los procesos que sean necesarios, para ser libres.
Libres de influencias, de prejuicios, de creer que mi individualidad está por sobre o por debajo de los demás, libre de proyecciones, de apegos, del sentido de propiedad privada.

Desde que nacemos buscamos ser libres para reencontrarnos con la fuente principal: el amor.

Hoy Mercurio está en sextil al NodoNorte y en trígono al NodoSur, haciendo que soltemos de manera menos dolorosa, comprendiendo que es el primer paso para evolucionar hacia nuestro propósito. Y el Sol en Libra está en inconjunción a Urano retro en Tauro, trabajando por la incómoda liberación en relaciones que ya no son, que estábamos evaluando pero ya no tienen nada que ofrecer.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )