Eclipse solar en Cáncer


Este es el primer eclipse de la segunda temporada del año y se da en un signo que aún no tiene al Nodo Norte allí, así que es un eclipse "adelanto", que nos muestra lo que vamos a estar trabajando de acá al 22 de Diciembre, cuando tengamos la Luna llena en Cáncer. Recordemos que un eclipse de Sol es una Luna nueva, y que Luna nueva que es eclipse tiene mucha más fuerza que una Luna nueva "común".

Este es el eclipse más fuerte o importante de los tres, porque además de marcar los seis meses que vienen, donde comenzaremos a trabajar algo que estamos despertando internamente con los trinos de agua, nos hará entender lo que vamos a manifestar e integrar a partir de los eclipses de Enero 2019.

Cáncer es energía de hogar, es nuestra zona cómoda, es lo femenino, la estabilidad. Con los eclipses con este signo como Nodo Norte (los Nodos se mudan allí en Noviembre) lo que más vamos a sentir es una urgencia por encontrar nuestro lugar. Urano está en Tauro y, aunque retrograde y visite a Aries nuevamente para finalizar asuntos de identidad, ya marcó la tendencia de buscar una nueva fuente de seguridad y se relaciona con volver a casa, a nuestro interior, a conectar con las pasiones de nuestra niña interna, escuchar a nuestro corazón. Los eclipses nos mueven hacia nuestra razón de encarnación y se comunican directamente con nuestra alma, porque ella sabe, ella es la que recuerda.

Con este eclipse tenemos la primer pista de lo que queremos lograr, de una nueva vida que deseamos manifestar, crear, compartir, porque también se trata de eso. Cáncer representa la nutrición y así como el Nodo Norte en Leo nos lleva a descubrir en qué brillamos para compartirlo al mundo, estando en Cáncer nos llevará a descubrir en qué podemos nutrir a los demás (más específicamente a quienes tienen su retorno nodal directo, es decir, Nodos natales en Cáncer y Capricornio) pero a todos nos estará llevando a casa. Y casa no es una estructura externa, sino un lugar interno. Nuestra casa no es recordar nuestra infancia y sentir melancolía por el pasado, pero sí es identificar la pureza de nuestra niña interna y sus pasiones, que pueden contarnos muchísimo sobre nuestro Nodo Norte personal, sobre nuestro camino al interior de nosotras mismas, donde radica la Luz.

Cada eclipse, sea en el signo que sea y tengas los Nodos donde sea que los tengas, los toca, les pega una palmadita en la espalda para que los trabajes y te animes a dejar la comodidad atrás. Pero no hacen preguntas, los eclipses directamente nos mueven y si estamos aferradas a algo que ya debe terminar, que tenemos que soltar, sin duda nos lo arrancarán de las manos.

Lo viejo ya no sirve y para poder evolucionar, debemos aprender a liberar lo estancado, lo que ya cumplió su función.

Este eclipse se da en oposición a Plutón retrogradando en Capricornio: lo que debe dejarse atrás está muy relacionado con las formas, con el deber ser, el status quo, lo que la sociedad nos dijo que está bien y que debemos ser/hacer. Tiene mucha relación al patriarcado, a los mandatos. Se oculta un poco una verdad que al destaparse se hará más evidente que antes, tendrá un cambio, no habrá vuelta atrás.

Habrá también un gran trino de tierra, conformado por Urano en Tauro (buscar una nueva fuente de seguridad y amarnos naturalmente, liberación de ideas fijas), Venus en Virgo (la mujer sin filtros, pura en esencia, limpia de mandatos condicionantes masculinos, pura energía femenina, el deseo de naturalidad sexual) y Saturno retro en Capricornio (estamos revisando mandatos, estado civil, normas, deber ser, tabúes). ¿Ya huelen ese perfume a cadenas rotas? Las mujeres estamos en plena revolución y ésta viene de la Madre Tierra, apoyándonos, sosteniendo nuestros pies, conectando con nuestros cuerpos y sus liberaciones.

Otro aspecto importante es el trino entre Neptuno retro en Piscis y Júpiter, directo, en Escorpio: la transformación interna no es un proceso del ego, sino que espiritual, elevado. Estamos conectando con nuestra matriz, la esencia alquímica representada por nuestra sangre y nuestra capacidad de conectar con las emociones negativas y trasmutarlas para nuestra evolución. El período de Júpiter retro nos llevó a conectar con nuestra sombra y mucho de lo sexual reprimido saldrá a la luz, así también como muchas transformaciones internas que se vuelven externas.

Espero que realmente nos sintamos liberadas, que podamos dejar ir lo que nos estanca y sintamos la conexión con la energía femenina, para poder equilibrarla. Los hombres o quienes se identifiquen con la energía masculina también sentirán este movimiento, por supuesto.

Que sea un gran eclipse lleno de revelaciones y que descubran donde se sienten en casa, buscando adentro.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )