Venus en Cáncer.


Venus ingresa a Cáncer este 19 de Mayo. Este es un tránsito hermoso para conectar con nuestra energía femenina.

Cáncer es el primer signo de agua, regido por la Luna, femenino y cardinal, es decir, que actúa, que tiene iniciativa. Su energía habla de cubrir necesidades básicas, de aprender a cuidarnos, de ser madre (primero de nosotras mismas), de estabilidad, pertenencia, familia y hogar. También está relacionada a la alimentación (Luna), a la protección y al pasado.
Imagínense que Venus en Cáncer no sólo realza estos temas, sino que responde a la Luna, que es el astro que se mueve más rápidamente. ¿Resultado? Podemos sentirnos muy fluctuantes, algo inestables. Pero la idea de estabilidad (que también trabajaremos con Urano en Tauro, uno de los signos de Venus), de pertenencia y de hogar, están muy relacionadas a nuestro amor propio: si yo no me valoro, no encuentro mi lugar en ningún lado, no me siento internamente estable y mucho menos segura; si no me valido, preciso que me validen los demás constantemente, y así.

Venus en Cáncer es una posición ideal para trabajar nuestro amor propio, nuestra receptividad, la conexión con nuestras emociones, con nuestras necesidades y con todo el linaje materno, es decir, las mujeres de las que venimos. Sin embargo, no es algo cómodo o sencillo: darnos cuenta que tenemos que salir de la posición de mujeres necesitadas para darnos a nosotras mismas todo lo que creemos que deben darnos los demás, no es fácil, es trabajo duro.

Venus rige a Tauro y a Libra y en Tauro recién ingresado se encuentra Urano: esto nos lleva a estar un poco cambiantes en cuanto a un movimiento saludable que debemos hacer, en nombre de nuestro amor propio, que incluye liberarnos de algo o de alguien que ya no nos hace bien. 

En su alta vibración, Venus en Cáncer nos ayuda a darnos cuenta de lo que nos representa seguridad emocional y de darnos cuenta que podemos cuidarnos completamente a nosotras mismas, de buscar conectar con otros en profundidad, de respetar la intimidad y lo que sucede dentro del hogar (el cuerpo es el hogar de nuestro real ser), de aprender a nutrirnos con todo lo que consumimos, así sean alimentos o información. Nos ayuda también a crear relaciones sin dependencia, dándonos cuenta que estamos aquí para compartir todo el amor que tenemos y no para que alguien nos lo provea, nadie tiene que venir a salvarnos porque somos suficientemente fuertes y poderosas como para estar siempre de pie. Es un período para cuidarnos mucho mucho a nosotras mismas, mimarnos con lo que nos resulte confortable y cubrir nuestras necesidades, pero ojo con gastar de más o comer en exceso, que eso no es amor propio, sino que representa el intento de llenar un vacío. Podemos incluso cambiar nuestro estilo de vida por uno más sano y acorde a nuestra vibración, a lo que queremos crear.
También podemos estar inspiradas a realizar cambios en la decoración del hogar, a estar más tiempo con quienes consideramos familia y a evaluar el rol de la mujer en la maternidad: se cree que si somos madres debemos serlo a tiempo completo, o, por el contrario, debemos ser super mujeres que trabajan, son exitosas y madres de sí mismas y de sus hijos, todo al mismo tiempo. Si alguna de estas ideas encaja con tu escala de valores, bienvenida, pero con Urano en Tauro estas nociones extremistas sufrirán cambios y serán muy personales. 

En la baja vibración, Cáncer es energía de pensar que el pasado fue mejor que el presente, de cuidar a otros con intereses, de carencia, de creer que los demás nos tienen que dar todo. 
Y no, señorita, que usted solita puede reconocer el inmenso amor que tiene dentro y la capacidad de darlo y recibirlo del Universo, porque todo es cíclico.

Venus en Cáncer nos recuerda que conectar con nuestra diosa interna es la manera más fluída de aprender a amarnos, a valorarnos y a validarnos por nosotras mismas, tal como somos.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )