La fase balsámica de la Luna.


Esta fase es la mitad del ciclo entre la fase menguante y la Luna nueva. Ella se ubica a 45° por detrás del sol cuando comienza esta fase, y la vemos aparecer en el cielo ya entrada la madrugada, antes del amanecer.

La fase balsámica de la Luna, es la más femenina y receptiva de todas. Es la de los sueños lúcidos, vívidos, el lado derecho del cerebro está muy activo, así que es bueno prestarle atención a nuestros sueños.
Estamos intuitivas, inspiradas, conectadas con nuestra esencia. Es la de la claridad, la purificación, es el fin de un ciclo. Me gusta llamarla "la fase bruja", porque así es como nos sentimos, como la etapa previa a la menstruación. 
Es la indicada para aliviar nuestros dolores y heridas, curarnos, reposar mientras el cuerpo y el alma hacen su trabajo, antes de que llegue la Luna nueva y podamos iniciar un ciclo nuevo.
Aquí es cuando queremos estar ausentes, retirarnos un poco del caos y el movimiento del mundo.

Es una fase para descansar, recuperarnos, seguramente no estamos con muchas ganas de trabajar pero sí muy creativas, instintivas. Es ideal para hacer  trabajo interno, rituales de purificación, eliminación y desintoxicación, hasta para crear amuletos y objetos "mágicos", como runas, varitas, etc... También para practicar terapias alternativas, hacer yoga -las posiciones más tranquilas-, hacer arte, escuchar música que nos de paz, meditar, limpiar nuestros cristales.

Para esto último, podemos dejarlos a la intemperie de día y de noche, el tiempo que sientan suficiente. Pueden chequear los cristales de vez en cuando y de acuerdo a su intuición, sabrán cuando ya están limpios.

Podemos también hacer rituales de eliminación, sobretodo este mes de Marzo, que la Luna en Acuario estará pasando por el grado matemático donde fue el eclipse en Acuario el 15 de Febrero, que nos lleva a eliminar algo que ya no puede seguir con nosotros: un trabajo, una relación, una amistad, un patrón de conducta repetitivo, un vicio, una manera de pensar  o de ser que no nos estaba ayudando, etc. Finales, despedidas, cierres de etapas. Mercurio está en sombra, es decir, ya está transitando los grados matemáticos por lo que pasará cuando retrograde, lo que significa que antes de que retrograde podemos poner toda la intención en finalizar algo que no queremos alargar más. Podemos aprovechar ahora, para evitar que un "fantasma" regrese a repetir la historia o una situación con la que ya no queremos cargar más.

Un ritual de limpieza y para cerrar situaciones que puede ayudarlas es el siguiente:

Necesitan:
-Flores de lavanda, hojas de ruda y salvia, todas secas.
-Piedras de incienso
-Carboncito para sahumar
-Un soporte, puede ser un plato que soporte calor, un cuenco de barro, pero no porcelana ni vidrio.
(todos estos elementos los pueden conseguir en lugares que venden velas, por ejemplo, y las plantas secas vienen en bolsita en herboristerías usualmente)
-Hoja y lapicera
-Fósforos

Escriban una carta, a mano, hacia aquello de lo que deseen despedirse para siempre. Si no es una persona, diríjanse a la cosa, enfermedad o situación como si fuera un ser viviente. Escriban todo lo que sienten, sin límites, no se guarden nada. La idea es ser completamente sinceras.
El trabajo comienza en el momento en que estamos escribiendo y nos damos cuenta cuánto nos afecta la situación, reconociendo el dolor. Así es como llegamos a la causa de lo que nos hace mal.
En el caso de las enfermedades, es útil conocer la causa mental y trabajar en ella. Como trabajo extra en este caso específico, a mí me sirve imaginar que todas mis células son energía pura y brillante, y hago foco en el malestar.
Cuando terminamos la carta, ponemos en el plato o cuenco el carboncito y las hierbas secas. Arriba de esto apoyamos la carta y sobre ella las piedras de incienso (si consiguen también de mirra y benjuí, mejor aún).
Encienden el carbón con fósforos y si quieren pueden encender la carta también. Obviamente hagan todo esto al aire libre, lejos de árboles y plantas que puedan agarrar el fuego.

Mientras el humo se va y todo se esfuma, pueden seguir despidiéndose mentalmente. Es fundamental agradecerle a la persona/situación/cosa/enfermedad, el aprendizaje y experiencia que les trajo.
Todo tiene un motivo en el Universo y ese motivo es nuestra evolución.
Somos energía, vibramos, y así como vibramos, atraemos las experiencias y aprendizajes que nos ayuden a crecer.
Al final, agradézcanse a ustedes mismas el valor de atravesar esa situación y de aprender a dejarla ir ahora.
Si necesitan estar más claras y sentirse limpias durante el día, pueden cargar un cristal de cuarzo transparente o amatista, son los esenciales para llevarse las energías que no nos sirven.

Pueden complementar con ejercicios de biodescodificación -si alguna sabe- o incluso hacerlos antes del ritual.

Espero que esta fase las ayude a limpiarse de lo que ya no sirve para ir hacia adelante mucho más claras y livianas.
Feliz fase de brujitas.

Comentarios

Entradas populares

Suscribite a mis correos para recibir info actualizada, promociones ¡y regalos exclusivos!

* obligatorio
/ ( dd / mm )